viernes 18 de agosto de 2017 | 02:29:58

Moisés Sánchez Limón/“Demócratas” y democracia cara/Entresemana

sanchezlimon

Moisés Sánchez Limón.- ¿Qué ganarían los partidos políticos con la renuncia de los consejeros electorales?

La exigencia de que dimita el cuerpo colegiado del Instituto Nacional Electoral, es una broma de mal gusto planteada con pinceladas de exigencia, al calor de la discusión relativa a las sanciones económicas, elementales, legales y procedentes contra quienes pasaron por encima de la ley, no sólo la soslayaron, y gastaron más de lo autorizado en el pasado proceso electoral que se dirimió en las urnas el 4 de junio último.

Porque éstos demócratas que contendieron en esa contienda, no son párvulos y sí iguanas muy apedreadas que saben de estos menesteres, sus alcances y sanciones, pero burlan a la ley porque el interés, la ambición del poder por el poder mismo, bien vale una sanción millonaria.

¿Cuánto cuesta una gubernatura? ¿La multa de 400 millones de pesos, más o menos? ¡Bah! La danza de miles de millones de pesos que, por ejemplo, la cabeza de una pandilla en el poder en el estado de Veracruz obtuvo mediante el desvío de recursos federales y estatales a cuentas particulares, para la adquisición hasta de la camioneta de la Dulcinea, es evidencia del jugo que los “demócratas” pueden exprimir y saquear de las arcas estatales.

Porque, mire usted, no es el primero ni será el último este personaje que desde hace más de una semana duerme en una zona especial del Reclusorio Preventivo Norte de la Ciudad de México. Y lo de especial no lleva la alusión a un espacio de privilegio, como suele ocurrir en esos penales en los que todo tiene un precio, todo.

No, el ex gobernador de Veracruz está en un espacio destinado a los internos sujetos a proceso que no comparten celda, porque de alguna forma el sistema penitenciario y el gobierno federal debe brindar seguridad a personajes de esta naturaleza que son un manjar para quienes controlan a los penales en la vida interna de éstos. En fin.

¿Cuánto nos costó la campaña de Javier Duarte de Ochoa? ¿Cuánto le costó cabildear su candidatura? ¿Qué ofreció a Fidel Herrera Beltrán, su antecesor que debió renunciar al consulado de México en Florencia, sólo al saber que su pupilo era prófugo de la justicia?

Pero, este asunto no es privativo de un partido, como se ha conocido en los recientes tiempos con las órdenes de aprehensión y el encarcelamiento contra ex gobernadores de otras siglas y supuestas ideologías de avanzada.

Guillermo Padrés Elías, ex gobernador de filiación panista, está en prisión acusado de similares cargos hechos contra Duarte de Ochoa; y el ex gobernador de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat. Y qué decir de José Luis Abarca Velázquez y María de los Ángeles Pineda Villeda, la pareja solapada por Andrés Manuel López Obrador y una corriente dizque demócrata del PRD, que gobernó al municipio de Iguala, localidad en la que se concretó la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, apapachada.

¿Cuánto gastaron estos próceres de la dizque oposición de izquierda democrática, para llegar al poder? Su enriquecimiento insultante, es muestra de que para llegar al poder no importa pasar por encima de ciertos ordenamientos legales.

Cuidado con esas campañas; cuidado con los “demócratas” a quienes importa un bledo gastar unos cuantos millones de pesos por encima del tope de campaña. Total, luego se recuperan.

Veamos el presente muy presente. El Instituto Nacional Electoral informó este último martes de julio, dos meses antes de iniciar el proceso electoral 207-2018 de sucesión presidencial, que los partidos políticos, en total, en los Procesos Electorales Locales 2016-2017 no reportaron la friolera de 228 millones de pesos

Del total de gasto en campañas, refiere el INE mediante su oficina de prensa, 28.69 por ciento del gasto de campaña no fue reportado a la autoridad electoral. Esta conducta, advierte el árbitro electoral, generará sanciones por 342.1 millones de pesos.

¿Duele la advertencia sancionatoria? Por supuesto. Y tanto que esa es la fuente de la puntada ésta que demanda la dimisión de los consejeros electorales.

La Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) detectó que más de 206.4 millones de pesos que se gastaron en las campañas de los candidatos a la gubernatura en Coahuila, Estado de México y Nayarit no fueron reportados a la autoridad electoral.

Y explica: “Como resultado del trabajo de fiscalización de ingresos y gastos de los partidos, que implica un seguimiento puntual de las campañas, el monitoreo físico de las actividades de los candidatos y de la propaganda en la vía pública y en los medios impresos, así como el cotejo y revisión de los egresos reportados, la UTF ha detectado que del total de lo gastado en las campañas a la gubernatura, el 28.69 por ciento no había sido reportado.

En total, acota el INE, “por las campañas de todos los candidatos a cargos de elección popular en el pasado proceso electoral, se detectó un total de 228 millones, 72 mil 541.25 pesos por gastos no reportados a la autoridad electoral, lo que sumará un total de sanciones por 342 millones 108 mil 811.88 pesos”.

¿Importa a los partidos encarecer a la democracia? Lo evidente es que no les interesa pasar por encima de las reglas democráticas que sus legisladores aprobaron. Por eso, lo de demandar la dimisión de los consejeros electorales, no es más que una puntada, una broma de mal gusto. Digo.

sanchezlimon@gmail.com

@msanchezlimon

Deje un comentario

Powered by Inventive 360