domingo 23 de julio de 2017 | 06:31:55

Leopoldo Mendívil/“Mis Pinos por un amor…”/Confidencial

polo

(¡Todos contra la impunidad y la corrupción!)

LIC. MARGARITA ZAVALA DE CALDERÓN:

+Joven, páseme el champan

Wally Simpson (en mandarín)

Leopoldo Mendívil.- Cada día que pase, Margarita, creo que será dolorosamente indefectible  llegado el día en que yo deba decir primero y escribir aquí después:

Cómo siendo haber tenido la razón…

Lo único que disminuye mi ya inminente pena es que no me satisfice con decírselo sino que se lo repetí aquí, en no sé cuántas entregas:

No permita, Margarita, que su esposo se acerque a su campaña porque le va a frustrar su Presidencia…

Palabras más palabras menos así se lo escribí cada vez que él hacía algo vinculado a la ambición suya de ser nuestra primera presidenta, pero no han hecho caso ninguno; ni usted pidiéndole que le diera la oportunidad de ir sola, ni él de frenar su ambición de reelección haiga sido como haiga sido, incluso con usted por delante.

Supongo que usted conoce las historias, primero de la Reina Isabel de Inglaterra con el conde de Essex, entre los años 1596 y 1601; y después, la del rey Eduardo VIII y la estadunidense Waliis Simpson en 1936.  Los casos no son idénticos, ninguno de ellos con otro. Ustedes no son ni nobles ni monárquicos; ellos, ambas parejas, jamás supieron lo que es pelear por un voto ciudadano, pero el drama, diverso por los tiempos y por la distancia entre un país y otro es muy parecido… Essex sí le tiró a hacerse del trono de la reina más entera de la historia y Wallis nunca disparó a tanta altura; simplemente no desechó el gozo de la nobleza real británica y nada mal le fue… Pero México es otra cosa. Por delante, aquí somos machos y borrachos, ¿verdad, don Felipe? Don Eduardo octavo no le hacía gestos al  alcohol y por ello su adoración lo único que pudo aprender en chino mandarín fue joven, páseme el champan que traducido a español mexicano sonaba en el comedor de Los Pinos hace escasos años como mi cabo, otra ronda aquí pa’mis invita’os.., recuerda, Margarita, ¿verdad..? Es difícil que esas escenas se repitan; y si sucediera, se vería más que peor el que ya siendo usted la Presidenta de la Repúbica entrando al comedor a poner orden y a enviar a trabajar a sus colaboradores, viejos cuates del primer damo de la Patria…

Insisto en que no esas escenas, pero el retorno a Los Pinos aún hay posibiliades de que ocurra, pero en serio, Margarita, si no cambia usted la situación actual y se hace de verdaderos colaboradores suyos absolutamente ajenos a lo que fue el gobierno de su esposo, más valdría que de una vez tirara la toalla. ¿Para qué dilapidar el dinero propio que usted le ha invertido al proyecto sin esperanza de recuperación y mucho menos de multiplicación?

Y también su honor de mujer entera, de ser humano digno de ser llamado así. Esa suele ser la herencia mejor para los hijos y ya que su padre ni esperanzas hay de que la tenga lista y firmada para cuando lo ineludible ocurra, usted esté ahí, recta, digna, hermosa…

Vuelvo con ustedes el próximo lunes de Pascua. Disfruten lo mejor de este tiempo.

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

Deje un comentario

Powered by Inventive 360