viernes 01 de agosto de 2014 | 06:50:44

Capufe
>

Leopoldo Mendívil/La burocracia panista/Crónica Confidencial

polo

GUILLERMO ORTEGA RUIZ,

DIRECTOR GENERAL DE LA CRÓNICA;

ALEJANDRO POIRÉ ROMERO,

SECRETARIO DE GOBERNACIÓN:

+Leales, aunque inútiles

Epidemia sexenal

Leopoldo Mendívil.- Insisto en que he denunciado, con pruebas oficiales, denuncias personales y algunas anónimas desde el inicio de este gobierno, los ceses masivos de directivos medios, casi todos funcionarios de carrera, para regalar sus puestos a miembros o simpatizantes del Partido Acción Nacional.

Nunca, hasta ahora, he sido refutado al respecto y aunque pocos reclamaron la injusticia que sufrieron, guardo en el archivo listas con sus nombres por si alguna vez se deben publicar.

Obvio es que los multitudinarios despidos tuvieron la intención de crear una burocracia panista y hasta supuse que para instaurarla se aplicaría el esquema weberiano de “una forma de organización que realza la precisión, la velocidad, la claridad, la regularidad, la exactitud y la eficiencia conseguida a través de la división prefijada de las tareas, de la supervisión jerárquica, y de detalladas reglas y regulaciones”, pero no, el criterio fue la mexicanada más tradicional de jalar a los cuates, a las chavas y en un sentido superior, a los socios en el saqueo de todo lo  posible como los ejemplos de gran alzada que fueron, en Gobernación para no ir más lejos, Abraham González como subsecretario de Gobierno y su socio Roberto Correa Méndez como director general adjunto de Juegos y Sorteos.

Hubo de todo, claro, en esa burocracia panista; quizás incluso algunos responsables y eficientes, pero no es el caso de quienes me obligaron a responder la segunda aclaración que de acuerdo con instrucciones precisas se me hizo el miércoles pasado, mediante la sección Buzón de nuestro diario, estimado director, firmada por el licenciado David Arellano Cuan, titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos en la subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de Gobernación. Perdón, pero lástima de título profesional.

Don David Arellano Cuan se refirió a la solicitud de “auditoría jurídica” que le solicité, doctor Poiré, al juicio laboral abierto en su contra por  Maximino Sesmas Gómez, uno más de los cesados en Gobernación, “que estuvo atestado -agregué- de ilegalidades y  errores de párvulos en la aplicación de las normas jurídicas pertinentes. Cito un ejemplo que consta en el expediente”:

    El ejemplo fue Rogelio Álvarez Soto, “quien operó el cese de Sesmas Gómez”. No me referí a los jueces de la causa en el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje  sino a un funcionario de Gobernación, pero como ustedes saben, don David escribió que el tribunal en cuestión es un órgano que “cuenta con autonomía jurisdiccional, por lo que no existe norma jurídica que otorgue atribuciones al titular de esta secretaría, o a alguno de sus integrantes, para realizar dicha auditoría”. Como si yo me hubiera referido a dicha institución.

Qué triste intento de defender lo indefendible.

Arellano Cuan es jefe directo de Amelia Borrego Dorantes, directora de Relaciones Jurídicolaborales y representante suya en el juicio referido. ¿Sabe usted, secretario, que en su nombre doña Amelia presentó siete documentales en contra del demandante, todas ellas en copia y no en original como el procedimiento demanda? Como es obvio, esos siete “errores de párvulos” fueron automáticamente desechados…

Doña Amelia presentó los nombres de tres testigos de cargo, que fueron Yensune Cortés Valdés, pero luego la retiró al enterarse de que congeniaba con  Sesmas y ya no pudo sustituirla; Selene Acho Tenorio, quien declaró ser empleada de confianza de la parte demandada, con lo que se autodescalificó, y Rogelio Álvarez Soto, a quien cité la semana pasada como el que cesó a Sesmas  pero a la primera pregunta respondió no conocerlo y también se autoeliminó, así que el demandado, o sea usted, se quedó sin testigos…

La propia doña Amelia, cuando declaró contra el demandante, lo hizo con tan mala fortuna que el abogado de Sesmas la dejó como perro en periférico en horas pico… ¡11 “errores de párvulos” cometidos en un solo juicio..! Así defiende David Arellano Cuan los intereses de la secretaría de Gobernación. Lástima, reitero, de título profesional…

Por último, secretario Poiré, le informo que el miércoles pasado, el licenciado Sesmas Gómez solicitó a la Séptima Sala del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje que falló en su favor, su inmediata reinstalación “en virtud de que carezco de sustento y subsistencia económica”. Por tanto, de nuevo le solicito adelantarse a la actuación judicial ya anunciada.

Y piense además si sería conveniente para su prestigio político mantener “al servicio” de esa importante dependencia a su cargo a los personajes aquí citados, así como al firmante de la primera “aclaración” también ordenada, que aquí se publicó el miércoles antepasado, Francisco Yáñéz Centeno, otro “jefe de Unidad”, pero de Atención a las Organizaciones Sociales, quien retiró la confianza a Sesmas por no haber compartido sus abusos de autoridad.

       lmendivil@delfos.com.mx, m760531@hotmail.com

Deje un comentario

Powered by Inventive 360