sábado 22 de julio de 2017 | 04:34:00

Leopoldo Mendívil/Aguas tranquilas para el TLCAN/Confidencial

polo

¡Todos contra la corrupción y la impunidad!

CARLOS SALINAS DE GORTARI:

+Un arquitecto es un

dibujante de sueños

Grace McGarvie

Leopoldo Mendívil.- Tal parece que, por fin el viernes pasado, las razones se impusieron sobre las soflamas. Ya la lumbre trumpista habría sido controlada. Los motivos de sobrevivencia del Tratado de Libre Comercio para América del Norte habrían sido salvados para quien parecía ser su más preparado y eficiente enemigo, quien sentenció: Prevalecerá.

Las negociaciones en asuntos de estas dimensiones pasan por numerosos y variados filtros. En este caso no es posible reproducir las palabras pronunciadas por el personaje del caso pero conocemos su nombre: Robert Lightizer; su especialidad: litigante de asuntos de comercio internacional; su tendencia económica: conservador, su política contrario al proteccionismo comercial. Con las características anotadas, de golpe, cuando por vez primera leí sobre él, di por hecho que Trump había encontrado la uña para su mugre y el TLCAN ya podía considerarse un cadáver, pero me encontré algunos datos que animaron mis expectativas y luego -el viernes pasado- vino una gran noticia difundida por el senador demócrata Tom Udall, aliado de México que usted debe conocer bien, quien unió su voto demócrata a otros 80 senadores para reconocer el nombramiento presidencial de Lighthizer como representante de los Esgtados Unidos para la renegociación del tratado comercial. ¿Por qué lo apoyó siendo un republicano conservador? Porque por encima de todo,  Lighthizer ha demostrado ser un hombre inteligente y positivo.

“Me alegré -dijo Udall en entrevista, luego de una reunión senatorial con el candidato- me alegré de obtener un compromiso por parte del señor Lighthizer, que se opondrá a una salida unilateral del TLC propuesta por el presidente”. Habiendo sido, a su vez, propuesto por el presidente, es obvio que Lighthizer ya había hablado y convencido a Trump de la barbaridad con que, sin embargo, ganó la elección cuando lo lógico para hacer más eficiente a ese tratado que usted y el primer presidente Bush neoliberalismo que también se ensañó con su autor, nuestro vecino del norte, y sembró de empobrecimiento en regiones enteras donde hicieron historia numerosas ramas industriales, como la automotriz, y hoy son hogar venido a menos de electores enojados y engañados, también, por quien llevaron a la Presidencia…

Bien,  pues Lighthizer será republicano, conservador y proteccionista, pero sabe cuándo los hornos no están para bollos y esperemos que su expertise haya penetrado de verdad en la dura mollera de su contratante. Hoy, en  Washington, se abren diversos frentes preparatorios de la negociación, que podrá arrancar en agosto. ¿Cuánto dure? Usted bien recuerda que la de integración del Tratado arrancó el 5 de febrero de 1991; fue firmado entre el 8 y el 14 de  diciembre de 1992 y puesto en vigor el 1 de enero de 1994. Estos son los parámetros a considerar, pero hay algo mucho más importante, que usted subrayó en su momento, pero que su sucesor -y amigo…- Zedillo.., digamos que se le pasó..: la industrialización del país. El  Tratado ha sido indiscutiblemente beneficioso, pero en ese aspecto poco rebasamos los terrenos de la maquila. Trump no mintió sobre las ventajas fiscales y laborales con que casi todos los participantes gringos en el Tratado se beneficiaron, pues México cobra impuestos ridículos por maquila y los salarios casi son de regalo en relación a su país, pero estos beneficios los empresarios gringos no los reflejan en sus consumidores allá en el norte.

Urge que las cosas cambien; que se impulse el crecimiento de una industria de verdad nacional; que realmente vendamos en Estados Unidos productos no solo made in Mexico, sino really mexicans…

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: @leopoldomendivil.com

 

Deje un comentario

Powered by Inventive 360